Noches en los Jardines del Alcazar

Las Noches en los Jardines del Real Alcázar son un viaje sonoro por las distintas edades de Sevilla, desde la Edad Media hasta el siglo XXI, hablando a un tiempo de Música e Historia. Agrupados en cuatro líneas (Música Antigua, Música Clásica, Músicas Tradicionales y Otras Músicas) la programación recogerá, a imagen del propio Alcázar, la variedad de estilos y culturas musicales presentes en nuestra ciudad. Pero más allá de este viaje, pondremos el acento sobre aspectos diversos de nuestra herencia cultural y musical, rememorando historias y personajes. Para ello dedicamos hasta treinta y ocho conciertos, agrupados en cuatro ciclos temáticos:

Músicas en la Frontera: Granada, la última frontera de al-Andalus | El Real Alcázar de Sevilla debe sus orígenes a la consolidación de un nuevo territorio para el Islam en Occidente: al-Andalus. Desde el siglo X esta fortaleza ha sido testigo de primera mano de los cambios de dinastías, del asentamiento de nuevos pobladores, de conquistas, fronteras y pactos. Este año se conmemora el Milenio de la fundación del Reino de Granada, que en 1013, con el hundimiento del Califato cordobés, surgió como una realidad política independiente de mano de la dinastía zirí. Diez años más tarde en Sevilla, los abbadíes también fundaron una taifa propia, llamada a ser el nuevo centro político y cultural de al-Andalus, y en su corazón Al-Mutamid erigió sobre la Casa del Gobernador su Alcázar bendito, el célebre al-Mubarak. Hacía el año 1090, en las postrimerías de los primeros taifas, los reinos de Sevilla y Granada ya habían fijado una frontera similar a la que dos siglos más tarde dividiría a la Andalucía castellana del Reino de Granada. En 1238, sólo diez años antes de las conquista de Sevilla, la dinastía nazarí tomo el poder en Granada, lo que supuso la delimitación hasta 1492 de la última frontera con el Islam en la Península Ibérica. Tomada Sevilla por Fernando III, el Alcázar pasó a ser cabecera para la conquista castellana de otras plazas como Cádiz, El Puerto de Santa María, Jerez, Arcos, Medina Sidonia, Vejer, y más tarde Tarifa o Algeciras. Para el control de los reinos integrados en la Corona de Castilla, el nuevo rey Alfonso X nombra en 1253 al Adelantado de Andalucía. Este proceso significó el nacimiento de la Frontera, o Banda morisca, consolidada como una realidad territorial casi inalterable durante aproximadamente los dos siglos precedentes al inicio de la Guerra de Granada, en 1462. Desde Jaén a Cádiz, esta Frontera fue un eje fundamental en las relaciones económicas, políticas, religiosas y culturales; y conformará la espina medular de la Andalucía Moderna. Sus campos fueron suelo para la guerra, las correrías, el botín, los cautiverios y también para el intercambio de músicas e historias fronterizas que fueron el germen de un rico romancero andaluz que aún hoy pervive. A esos romances y cantos de cristianos, musulmanes y judíos que transitaron y vivieron esa frontera durante dos siglos, dedicamos el primer ciclo temático con quince conciertos, que evocarán aquella música de tradición andalusí que se extendió más allá del Estrecho, las danzas venidas de los reinos cristianos, el sonido de las juderías que se conservó en el exilio…

Las Cuerdas Pulsadas | En las Cántigas de Santa María de Alfonso X podemos apreciar las miniaturas de distintos instrumentos de cuerda pulsada que coexistieron en la Península Ibérica durante la Edad Media y que dieron origen al laúd, a nuestra vihuela y posteriormente a la guitarra, reconocible ya en el s. XVI. Una extensa genealogía emparentan estos instrumentos en toda Europa, desde las más antiguas arpas, cítaras y salterios, a los claves, tiorbas y guitarras. En el siglo XVII la extraordinaria difusión de la guitarra, «quedando tan perfecta como el laúd, el arpa, la tiorba y el clavicordio y aún más abundante que estos» según afirma Doici de Velasco en su Nuevo método por cifra para tañer guitarra de cinco cuerdas, desembocará en la popularización en los siglos venideros de un instrumento capital en sus diversas formas para la cultura musical occidental. Como quien acaricia los trastes de esta historia escrita en tripa y metal, recorreremos las músicas que han vibrado al pulso de la cuerda, desde el medievo a nuestros días, desde la vieja Europa al Nuevo Continente, sonando en los jardines del Alcázar durante catorce noches.

Amor, dios tirano y ciego | Más allá de las músicas populares del siglo XX, el periodo dorado para la cuerda pulsada fue sin duda el Barroco, cuando las músicas para tañer y cantar se mostraron como medio natural para la expresión del amor profano. Y ese amor humano personificado en un antiguo dios se adueñó de la música y la poesía de nuestro siglo de Oro. «Viejo de tantos siglos embustero, lampiño más allá de barba cana; peste sabrosa de la vida humana, pajarito de plumas de tintero», lo describió Quevedo. Para Góngora sería su más persistente acreedor: Ciego que apuntas y atinas, Caduco dios, y rapaz, Vendado que me has vendido, Y niño mayor de edad, Por el alma de tu madre -Que murió, siendo inmortal, De envidia de mi señora- Que no me persigas más. Déjame en paz, Amor tirano, Déjame en paz. Durante cuatro noches, enmarcadas en la programación de Música Antigua, Eros nos visitará en la Galería de Grutescos, autor y cantor ciego de a la más dulce y dolorosa de las pasiones humanas: el Amor.

Bicentenarios: Giuseppe Verdi y Richard Wagner | Por último, queremos conmemorar los 200 años de los nacimientos de Verdi y Wagner, dos compositores representantes en sus respectivos países de un romanticismo musical pleno, fundamentales en el devenir de la música mundial, tanto para sus contemporáneos como para generaciones sucesivas. Las obras de cada uno de ellos, son consideradas un punto de inflexión en la evolución del género operístico. Esta producción musical coincidente en el tiempo, inspiraron entre mucho la afirmación nacional de dos estados nacientes, Italia y Alemania, en una Europa convulsa que a finales del siglo XIX se encaminaba ya hacía una profunda quiebra de todos sus órdenes. A rememorar su tiempo dedicamos cinco noches del ciclo.

Con éstas, entre otras tantas propuestas artísticas que completan un calendario de setenta y cinco noches, queremos invitarles a descubrir estos jardines históricos y las músicas de nuestra ciudad.

Tienes toda la programación e información en la web oficial: http://www.actidea.es/nochesalcazar2013

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies