26 mayo 2020

Museo de la Cerámica

La propuesta arquitectónica que se ha alzado vencedora se organiza desde la puesta en valor del conjunto del edificio, conservando la totalidad de los elementos (hornos de cocción de cerámica, molinos y depósitos de pigmentos, talleres, almacenes, etc), que serán mostrados insertos en su contexto original. Los nuevos espacios adaptan su altura a la de los edificios existentes en el conjunto, no rebasando el nivel de planta primera, asomándose desde atrás, hacia la calle Antillano Campos.

En la planta baja, la exposición permanente se organiza como un recorrido continuo, a modo de paseo, entre los hornos del conjunto alfarero. La escuela taller, también en la planta baja, se desarrolla en la zona más interior del conjunto vinculada a la producción de la empresa Cerámica Santa Ana, que continuará su actividad de exposición y venta. Desde el recorrido por la planta baja puede visualizarse la actividad alfarera de la escuela-taller, otorgándole realidad a la visita al museo.

En la planta primera, dedicada a las exposiciones temporales y el centro de interpretación: habrá una biblioteca especializada y un centro de interpretación para el centro temático del itinerario turístico de Triana. También hay una sala multiusos, y un apartado para los usos administrativos, de dirección y centro de documentación y divulgación.

Esta propuesta, que ubica todo el espacio construido en el perímetro y sólo una planta encima de los hornos, permite contabilizar la estructura y cimentación de dicho trabajo con el máximo respeto a los trabajos arqueológicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies