José García Ramos en la pintura sevillana

Con la exposición José García Ramos en la pintura sevillana el Museo de Bellas Artes de Sevilla conmemora en el centenario de su muerte a una de las figuras más relevantes dentro del ambiente intelectual y artístico de Sevilla a finales del siglo XIX y primeras décadas del XX.

José García Ramos (Sevilla, 1852 a 1912) perteneció a una generación de pintores sevillanos formados en torno a 1870 por Eduardo Cano. Su pintura académica de raíz romántica fue el punto de partida para los artistas de este momento, seguidores de un costumbrismo tardío que se convertiría en el inmediato antecedente de la pintura regionalista.

El proyecto expositivo de desarrolla a través de la propia biografía del artista en tres ámbitos y  nos permite realizar un recorrido bastante representativo de lo que fue la polifacética producción de García Ramos no solo como pintor sino también como dibujante, ilustrador y cartelista. El primer ámbito presenta la etapa de formación en Sevilla en la Academia de Bellas Artes y en el taller de José Jiménez Aranda, con quien viajaría a Roma y París, años determinados por el academicismo historicista y la influencia de Fortuny. El segundo muestra la etapa de plenitud del artista cuando se instala definitivamente en Sevilla y se convierte en el primer pintor de la ciudad, como apasionado intérprete de sus costumbres y celebraciones populares. En el rico panorama del arte local en torno a 1900 su pintura fue quizá la que mejor supo reflejar la sociedad andaluza más popular. Si observamos más allá del tópico costumbrista más superficial, en la obra de García Ramos se entremezcla lo castizo y festivo con la realidad más cotidiana del pueblo sevillano y andaluz. El recorrido concluye con el espacio dedicado a los últimos años, en los que aun manteniendo su personal interpretación del costumbrismo, se advierte cierto cambio estilístico y el interés en la recreación de una realidad menos grata y amable. Este momento se ilustra también con algunos de sus originales para carteles de las fiestas de primave de Sevilla y las obras de pintores dedicados a la práctica de un costumbrismo aprendido de García Ramos, como Alfonso Grosso o Juan Miguel Sánchez.

La realización de este proyecto ha sido posible gracias al trabajo de revisión de su obra tanto en lo relativo a su conservación-restauración, como a su estudio y documentación. El resultado es la exposición de 71 obras entre las que destaca un importante conjunto de dibujos inéditos que se exponen por primera vez. Con ella se rinde homenaje a un pintor imprescindible para la historia de la pintura sevillana del siglo XIX y la del propio museo. 

Lugar: Museo de Bellas Artes de Sevilla
Fecha: Hasta el 5 de Mayo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies